PALABRAS AL SUR DEL MUNDO

Vienen desde el Sur, llegando tímidamente, esperando quedarse en vuestros corazones

Encanto Azul

Encanto Azul
Blog sobre John Barrowman

28 septiembre, 2006

Reencuentro

Ando por las calles evitando el contacto visual, prefiero no encontrarme a nadie, allí voy yo con mis lecturas, con mi cuaderno, mis ideas y pensamientos que a veces se transforman en prosa, otras en correo por compartir, con suerte en algún poema... pero sola, me gusta viajar sola, sin charlas por compromiso, ni sonrisas intrascendentes...

Pero a veces suceden cosas que esta viajera solitaria no puede evitar...
-¿Ana?-
Oh! Dios mío, ¿quién es? me pregunto en una fracción ínfima de segundo mientras giro la cabeza hacia donde alguien pronunció mi nombre... Y lejos de fastidiarme...
-¡Verónica! Dios mío, qué alegría encontrarte - y no miento, realmente es dichoso volver a verla, luego de... ¡años!¿cuántos? ¿10? ¿15? ¿18? ¿Puede ser que hayan pasado 18 años desde la última vez que vi a Verónica Lucero? Cuando nos recibimos de Bachiller-Mercantil... 1988...

-Estás igual- le digo y otra vez no miento... la verdad es que esencialmente ahí está la misma bellísima chica que hoy es una bellísima mujer... sus ojos siguen siendo tan verdes y cristalinos como hubiera recordado de haber necesitado hacerlo.
-Vos también estás igual- me dice y aunque no es del todo cierto, sé a qué se refiere, esencialmente también yo sigo siendo aquella chica que hoy es mujer por edad, por realidad social, por convención y por experiencia... los rasgos de Ana a los 18 siguen en mi... pero el tiempo ha transcurrido y... ¡cuánta agua ha pasado bajo este puente de vida!
La charla va desde lo que hacemos en nuestros días, hasta cómo son nuestras familias, con quiénes nos vemos aún de aquellos compañeros de secundaria, a quiénes recordamos, de quiénes casi nos habíamos olvidado.
Fuimos excelentes compañeras de colegio y lo suficientemente amigas, como para habernos contado cosas íntimas, en el afán compartido por aprender, por ensayarnos mujeres al lado de esos novios que nos acompañaban en nuestro descubrimiento de la vida, del amor...
Al final del viaje hemos intercambiado teléfonos, ella ha vuelto a vivir en nuestro Villa Bosch así que nos despedimos con el mutuo deseo de volver a vernos.
Luego continué mi viaje en solitario, como todos los días, pero desde ese instante me llevé una sonrisa prendida en el pecho... este día el amanecer fue bonito y prometedor... Y no se equivocó.

9 comentarios:

Ana dijo...

Hace unos días fuí a Valencia a una cena de mis antiguos compañeros de promoción de carrera. Hacía 12 años que no nos veíamos y en el viaje pensaba cuanto habríamos cambiado.
Al llegar y vernos la frase mas repetida fué "Pero si estás igual..." y es verdad, casi todos con 35 o así, con familia a las espaldas, algunos con carreras brillantes y otros vivalavirgen como siempre. Pero nosotros, nuestra esencia, no había cambiado, algunos más calvos, otros más gordos (me incluyo) pero el mismo brillo en los ojos. Cada uno siguió con el camino que era previsible que tomara. Casi todos los que éramos de fuera volvimos a nuestros pueblos y ciudades y los que buscaban el éxito no vinieron, estaban en China, Alemania, Estados Unidos... supusimos que lo habían encontrado.
Intercambiamos mails, hicimos fotos, resumimos nuestras vidas... enfin, un gustazo.

pon dijo...

Cada vez que cenamos los compas del cole es como volver a los 8, 10, 13, 15...hemos cambiado, muchos son casi irreconocibles en su cuerpo adulto, pero la mirada, los ojos siguen siendo los mismos.
Siempre con un recuerdo a los que faltan, a los que se fueron para siempre....
pero vuelvo al patio de mi recreo.
Gracias Anita sureña por traernos el pasado tan bellamente.

un-angel dijo...

...los reencuentros con espíritus afines siempre dejan buen sabor de boca, a veces un poso de nostalgia recordando los tiempos pasados, pero siempre alegría... y siempre nos parece que no hemos cambiado porque somos capaces de reconocer y descubrir bajo las huellas del tiempo a la persona que amamos o apreciamos.
Felicidades por esa amiga recuperada, Anita, un beso.

Dalia dijo...

Que bueno, yo perdí a casi todas mis amistades del Bachillerato excepto a dos que aunque casi nunca las veo se de ellas y de sus vidas.

Bonito momento Anita, que bueno.

Anónimo dijo...

Hola amiga!!! me encanta que los plasmaras por escrito ese fantástico encuentro. Te mando besos.

Ro

pe-jota dijo...

Encuentros fortuitos, a veces maravillosos y otras no tantos, me alegro de que el tuyo ha sido de los primeros, son los que hacen que hasta los días más grises se llenen de luz

Anónimo dijo...

A veces cuando se produce un reencuentro con un antiguo amigo, te das cuenta que ya pertenece al pasado, se ha creado un abismo entre los dos, ya solo es un bonito recuerdo

hermes dijo...

El anónimo de antes soy yo, no se que pasa hoy que tengo dificultad en publicar mis comentarios en tu blog, perdona

Ariel dijo...

Lo bueno es volverse a ver, no importa que relación tenías o no, pero recordar una epoca que fue muy hermosa, me llena el corazón...
aunque algunos esten pelados, o gorditos como yo...

Un Hada Azul

"Gossamer Moondancer"
Mensajera bailarina de la luna... con alas azules

Al Otro Lado del Río...

Al Otro Lado del Río...
Río de La Plata desde Montevideo

El Sauce en el Río Color de León

El Sauce en el Río Color de León
Delta de "El Tigre" - 10/03/2007

Gracias por tu visita